Desde 1881 salvi lighting barcelona

Desde 1881 salvi lighting barcelona está presente en el mundo de la iluminación desarrollando productos de luz de última generación para los espacios urbanos y se ha consolidado en la edición y producción de elementos de iluminación pública y eficiencia energética.

Un equipo en continua evolución formado por ingenieros, diseñadores y técnicos especialistas componen los departamentos de I+D, comercial y producción en los que la empresa pone un especial interés para el desarrollo de su actividad. Todos enfocados a un mismo objetivo: investigar, innovar y ofrecer el mejor servicio al cliente.

Nuestra presencia en ferias internacionales y nuestra actividad exportadora no ha impedido que salvi lighting barcelona siga actuando localmente y adaptándose a las características concretas de cada ciudad, población, mercado,cliente o proyecto. Pensamos globalmente, actuamos localmente.

La innovación, la calidad y el diseño, son tres factores presentes en todos nuestros productos de iluminación que añaden valor y garantizan originalidad y longevidad a toda nuestra gama. Nuestro departamento de calidad comprueba y verifica todos los materiales, componentes y productos acabados antes de su salida al mercado.

La búsqueda de la excelencia en el funcionamiento y rendimiento de los productos siempre ha sido un factor clave para el éxito de la empresa. La investigación de salvi lighting barcelona incluyen todos los componentes de los sistemas de iluminación:

– Fuentes luminosas innovadoras – Uso de materiales sostenibles – Sistemas de control de calidad
– Conquista del bienestar en los espacios iluminados

Diseñamos para que la ciudad sea más inteligente en aspectos como la autosuficiencia y la multifunción, con el objetivo de conseguir una metrópoli híper conectada y de emisiones cero. Nos adaptamos a las nuevas necesidades que requieren los espacios de la ciudad moderna para que convivan los elementos urbanos y los ciudadanos, así como para su integración en el paisaje.

Nuestra máxima actual es poner menos luz. Es decir CALIDAD POR CANTIDAD , priorizando al peatón, con criterios de máxima eficiencia, optimización energética e inteligencia funcional. Así aumenta la calidad de vida, la seguridad del viandante en la calle y se añade valor a los barrios. Al mismo tiempo se fomenta el potencial urbano del desarrollo sostenible proporcionando al órgano gestor la recogida de datos para el continuo desarrollo de la convivencia urbana.